martes, 11 de noviembre de 2008

Lo que colgamos en nuestros maillares


El que escribe hoy en la fotografía que te postea se ha dado cuenta que el único elemento del manillar que resiste el paso del tiempo es el modesto timbre, también llamado ring-ring. La bicicleta de mi amigo Juan Blas además del nombrado timbre lleva un pulsometro, un teléfono con funciones de GPS, el ciclocomputer de turno y un juego de luces. No te comento como ha elaborado este muchacho los soportes de las luces y del teléfono porque eso me daría para una semana.
El que escribe lo que piensa es que nos encanta cuantificar nuestras salidas en bicicleta.Queremos saber la temperatura ambiente, la hora, el tiempo de pedaleo,la velocidad media, la velocidad máxima, la cadencia de pedaleo, la frecuencia cardiaca, el consumo de calorías,el desnivel positivo, el desnivel negativo, los kilómetros recorridos, la inclinación del terreno, la humedad, la altitud, las pulsaciones, el periodo de máximo esfuerzo, etc. Siempre es interesante tener datos de las salidas.El que escribe además lleva una cámara de fotos y va disparando a todo lo que se mueve. Otros llevan una cámara de vídeo en el casco para poder inmortalizar los buenos momentos.
Cuando llegamos a casa podemos enseñar los datos que nos dan las maquinitas, pero lo que generalmente no llega a entender nuestra gente, es lo bien que lo hemos pasado sobre nuestras monturas. Para eso no son necesarias las maquinas solamente debemos tener buena disposición y todos los sentidos alerta.

2 comentarios:

Emilio Fernandez dijo...

El manillar esta incompleto, falta una pantalla LCD plana, DVD y la Wii de nintendo.

Desde el cerro dijo...

A mi me sigue gustando perderme!!