jueves, 20 de agosto de 2009

Dichewemy me retuerce las orejas.

El que escribe y su querida Dichewemy llevamos un par de días haciendo casi cuatro horas de bicicleta por jornada. Dichewemy llevaba días acusándome de llevar una vida licenciosa y llena de excesos( y no le falta razón).Decidí darle una buena lección y pasarme dos largas jornadas en su compañía.Dos horas por carreteras secundarias y otras dos por senderos y caminos de tierra y arena. Hemos tenido ocasión de comentarnos anécdotas,repasar ciertas cosillas,dejar nuestra mente en blanco,huir apresuradamente de algún perro, insultar a ciertos conductores poco respetuosos,darnos cuenta de lo rápido que se pierde la forma, sentir el sol abrasador sobre nuestra piel y disfrutar de las maravillosas vistas del litoral Asturiano.
Es curioso pero me han sentado muy bien estos kilómetros en solitario.Siempre que hago este tipo de salidas es como si recuperase un tiempo que necesito para mi. Es parar un instante y poder asimilar con calma todo lo que va pasando en los últimos tiempos. Es hacer una buena digestión del tiempo de verano.

No hay comentarios: