miércoles, 24 de septiembre de 2008

Lo que para unos es normal para otros es extraordinario

El que escribe se está acostumbrando a la luz de la luna. El jueves pasado en compañía de Juan Blas hicimos la clásica ruta nocturna de las sendas. Fue subirnos encima de nuestras queridas bicicletas y comenzar a llover. Juan Blas, un tipo duro y acostumbrado a este clase de salidas, nos llevo con sus magnificos focos por una senda mojada y con unos visitantes inesperados. Recorrimos los 23 km de vía haciendo continuos zig-zag ,para esquivar a la infinidad de sapos que hacen de la senda su morada a esas horas de la noche. Juan Blas hace ese recorrido por las mañanas para ir a trabajar y por las noches para ponerse en forma y despedir el día con alegría. Es seguro que nos lo encontraremos este jueves y es seguro que nos lloverá con ganas hasta que llegemos a nuestros hogares.

P.D. El que quiera mojarse solo tiene que acompañarnos.


2 comentarios:

CIMAFERMIN dijo...

Tranquilo Jose, que yo tengo mano con el del tiempo y mañana no va a llover,que pena no poder acompañaros,un día de estos haber si puedo escaquearme y acompañaros.
En lo referente a el post de ayer(el de los 3000 eurazos),lo importante no es la flecha sino el indio,aunque conociendo a Arsenio yo creo que en este caso vale más el indio que la flecha.Un saludo para tí y otro para Arsenio

Alejandro dijo...

A que hora salis?
Cuanto tiempo soleis tardar?
Si no tengo luz puedo ir?

La MERIDA XXXL me dice que si me he olvidado de ella...